• COMPARTIR - share 

    ALBUM:
    El domador de la soledad (AudioLibro)

    EL DOMADOR DE LA SOLEDAD (AUDIOLIBRO)

    2022 CD


    01. El domador de la soledad

    02. Amarrado

    03. La lluvia

    04. Prosa I

    05. Prosa final

    06. En el albor de un nuevo día

    07. Dejar algo

    08. Con lágrimas en los ojos

    09. No pensaba decir nada hoy

    10. Estrella

    11. Cuando se pone el sol

    12. Remolinos

    13. Ella es todo

    14. Sangre

    15. Desnuda

    16. Sin morir

    17. Luz de amor que calmas mi vida

    18. Me apagaré


    Las 18 pistas pertenecen al libro El domador de la soledad, del poeta Javier López Trezza.

    El CD fue grabado en Buenos Aires, en mayo de 2022.


    Textos leídos por su autor


    Sol Naredo: Diseño gráfico


    Letras:

    01 El domador de la soledad

    Un hombre se conmueve y llora,
    y escribe,
    y se convierte en otra cosa,
    y todo esto pasa dentro de mí,
    como el beso.
    Soy el domador de la soledad.


    02 Amarrado

    Un reloj trabaja todo el día colgado de la pared.
    Y yo siento que debo escribirle a la lluvia.
    Creo que el mundo se ha convertido en un mercado,
    y que los pájaros y los poetas se extinguen.

    Ya abracé a mi oceánida
    y me amarré a sus costas
    para siempre.


    03 La lluvia

    Llueve,
    y a pesar de los años y de mi amor por ella,
    nunca le escribí.

    Llueve,
    y desde ayer no deja de abrazar a las ventanas de los amantes
    y de los hombres que no duermen por las noches.

    Llueve,
    y pareciera que no quiere irse,
    pero tal vez lo haga cuando ya nada tenga para decir.

    Llueve,
    y siento que ella llora,
    y que se esconde cuando escucha pasar los autos.
    Un hombre mira la lluvia, asomado a la ventana.
    La lluvia es una mujer con los ojos entumecidos.
    Una mujer que son todas las mujeres que aman,
    pero una sola mujer sabe
    que soy un hombre
    abrazado a su ventana.


    04 Prosa I

    No hay ninguna posibilidad de que yo vuelva a estar en manos de la infancia.
    No hay una sola noche igual a otra.

    La vida es una mujer.
    La muerte es su ausencia.


    05 Prosa final

    Posiblemente algún poema sobreviva al olvido.
    Rembrandt murió de tristeza.
    La voz de Borges,
    y la alegría del otoño que ya empieza.


    06 En el albor de un nuevo día

    ¿Y aquellas tardes cuando estábamos solos y nadie nos llamaba?
    ¿Y esas mañanas cuando solo esperaba que pasen?
    ¿Y cuándo me lastimaba?
    Esperé desesperado que la vida no me nuble...
    pero ahora que tu sonrisa es más grande que el mundo,
    me pregunto para qué tanto dolor, para qué mi amor...

    Y estas lágrimas que ahora humedecen mis labios
    me dicen que está bien sangrar,
    y que hemos estado solos, demasiado quizás como para contarlo,
    pero ahora que los días se ríen de aquellos años,
    me pregunto para qué tanto dolor, para qué mi amor...
    en el albor de un nuevo día.


    07 Dejar algo

    Dejar un poema,
    una señal,
    un grito,
    un abrazo,
    un recuerdo en la inmensidad de la ausencia.

    Un renglón,
    una palabra,
    un sueño,
    que como un hombre aferrado a una frágil antena
    espera que la tormenta se tranquilice.

    Dejar algo que sobreviva a la herrumbre del tiempo,
    eso espero...


    08 Con lágrimas en los ojos

    Con lágrimas en los ojos
    siento que nada es más importante que Vivir
    y que no se deben detener los sueños.

    Me queda la imagen de un hombre solo, no vidente,
    caminando, siempre caminando, apoyado en su bastón.

    Que le ofrecí cantar,
    que tomamos un café eterno.
    Que recitaba mis poemas
    y que se murió, sé que se murió.

    Me queda la imagen de un hombre solo, no vidente,
    caminando, siempre caminando, apoyado en su bastón.
    Con lágrimas en los ojos.


    09 No pensaba decir nada hoy

    No pensaba decir nada hoy,
    pero no me quiero morir.
    Y con los años aprendí
    que el dolor es la escuela del sabio.
    Y a medida que pasan los años
    te amo cada día más. Sin embargo,
    no pensaba decir nada hoy.


    10 Estrella

    No creas que el amor no existe
    solo por el hecho de que no lo viste.

    Y a pesar de tantas calles muertas
    y recuerdos envueltos en el viento,
    y hombres sin rumbo, el amor te espera.

    Siempre habrá alguien esperando,
    el abrazo que soñaste,
    la noche que te diste por perdida.

    Siempre habrá alguien esperando...

    El amor es la estrella de la vida.


    11 Cuando se pone el sol

    I

    Posiblemente sea solo un hombre herido que escribe.
    Y ahora que el río suena, sé quiénes estarán conmigo cuando mis ojos se apaguen.

    II

    Entre tantas hornacinas, quiero solo un ranchito al costado de la ruta para amarla en paz.

    III

    El día muere.
    Ella vive en mí.


    12 Remolinos

    Mis lágrimas se deslizan más allá de mis ojos
    y se deshacen al hundirse entre mis labios,
    pero no debo decirlo así, en realidad estoy llorando,
    es que es muy difícil sobrevivir en un mundo agazapado.

    A veces me cuesta creer en mí
    y a veces no sé qué decir.
    A veces pienso que no importa nada
    y que me siento solo
    y que no puedo
    y que sé yo.

    A veces siento que un texto puede ser el último
    y que mi corazón explotará.

    Niños desolados, mujeres aterradas y espanto
    y me pregunto: ¿a quién le importa?
    y sin embargo me levanto
    y me pregunto: ¿a quién le importa?
    y me pregunto: ¿es como cuando pintaba remolinos?


    13 Ella es todo

    En esta noche rara
    Sokol suena de fondo.

    Ella llora por dentro.
    A veces no sabemos qué hacer
    por él.

    El silencio es inmenso
    y la soledad de esta noche ahoga el pecho.

    A veces no sabemos qué hacer
    por él.

    Ella es todo.


    14 Sangre

    ¿Cómo puedo hacer para alejarme del mundo,
    para no saber nada de la gente que no quiero?
    Durante siglos me he sentido ahogado,
    como un reloj de arena en el fondo del mar.

    Y ahora que el amor me trajo entre las olas
    puedo sentir su perfume entre mis dedos.
    Y el mar está en mí
    como ella está en mí.
    Y ella y el mar y yo,
    y mis dedos y el perfume y el amor,
    y esta razón que me deja ser
    para enfrentar el viento.


    15 Desnuda

    Solo en carne viva se escribe poesía.
    La morganita brilla destapada.

    Una luna llora sola, eso no es poesía,
    pero no puedo evitar que el sol no salga.

    Mi luna brilla descalza.

    Una mujer es poesía cuando se desnuda.

    Mi mujer es mi luna
    y es poesía, desnuda.


    16 Sin morir

    Una mujer llora sola, borracha de amor,
    y mi corazón late al ritmo de los labios de la mujer
    que me abrazó,
    y con mi red, que es más grande que África,
    junto palabras para ella.

    Un hombre se tambalea, mareado de alcohol,
    y mi corazón late al ritmo de los labios de la mujer
    que abracé,
    y con mi red, que es más grande que África,
    junto palabras para ella.

    Pienso en la mujer sola
    y en el hombre ebrio
    y en el silencio
    y en nuestras bocas tapadas de dolor.
    ¡Oh! mi amor
    ya no hay muerte que nos apague.


    17 Luz de amor que calmas mi vida

    Esperé siglos que la luz me dé calor
    mientras el frío enloquecía mis sueños
    y la espuma de la enfermedad me tapaba los ojos
    y corría, yo corría, corría solo, dentro de mí.

    ¡Oh! Luz de amor que calmas mi vida.



    18 Me apagaré

    Me apagaré,
    como las brasas de carbón se enfrían al costado del viento.

    ¡Oh! Dios, déjame a ella conmigo.

    Me apagaré,
    como el sonido de las voces de las personas que he amado,
    pero que ya se han muerto.

    ¡Oh! Dios, déjame a ella conmigo.

    Y que mis hijos sepan que los amo cuando mi recuerdo los abrace en la inmensidad del silencio.

    ¡Oh! Dios, déjame a ella conmigo.


      inicio   obra literaria   discografia   biografia   prensa   contacto
    DISCOGRAFIA   El domador de la soledad (AudioLibro)   Poesías   Poesías   No hay golondrinas en Birkenau (Piano & Violín)   Para siempre (Single)   Versiones   Dios azul, blanco y negro (Rock & Blues)   El deslinde del elixir   Canciones para canarios   Ensayos (Canciones para canarios)   Flores del corazón   No hables de mí con nadie   Llorando   Cucarachas Depresivas (1991)   Los Discontinuos y la Intención

    2022 © http://www.javierlopeztrezza.com.ar
    Diseño Web: TuMarcaOnline